BIO

Bárbara Alpuente:

<<La primera vez que vi a Ángel en acción fue en NY hace ahora veinte años. Nos habían invitado a un espectáculo flamenco (en nuestras fantasías un tugurio humeante con músicos de Jazz y tal, pero no) y el sonido comenzó a fallar justo antes de empezar la función. De repente, un apurado empleado del local preguntó entre el público: “¿Algún técnico de sonido en la sala?” Nunca imaginamos que pudiera darse una situación así sin ser médicos. Por supuesto, Ángel solucionó el problema y, de no haberlo hecho, no estaría relatando esta anécdota. En los años sucesivos volví a verle en acción muchas otras veces, primero como músico, luego como técnico de sonido, como ingeniero y, finalmente, como productor.

Los que conocemos bien a Ángel, sabemos que cuando trabaja no existe nada más. Su mirada de concentración, su inquietud y perseverancia, le aíslan en una burbuja en la que solo se comunica con la música.

He sido testigo del proceso de varios de sus trabajos y he constatado cómo su sensibilidad, conocimiento y pasión por el oficio, le han ido convirtiendo en uno de los ingenieros y productores más atractivos del panorama actual. Contar con él para un proyecto es poner a tu servicio a un ángel de la guarda (y no pretendía hacer un chiste). Alguien que se desvive por el resultado y no deja al azar ni una sola nota.

Escultor de atmósferas, arquitecto de sensaciones y orfebre de universos armónicos. Donde solo hay un violín, Ángel escucha una orquesta. Y todo apunta a que seguirá llevando la batuta, al menos, otros veinte años más.>>

Bárbara Alpuente es escritora, guionista, crítica musical, columnista y amiga (Y no necesariamente en este orden)

Guillermo Galván:

<<Cuando conocí a Ángel yo llevaba la ¨L¨ colgada en la espalda, solo tenía veinte años, pero él algunos más y ya había trabajado con bandas internacionales, vivido en Nueva York y lo veía como una de esas personas con una historia detrás. Además llevaba gabardina y sabía un huevo de baloncesto. 

En aquella época, principios de los dosmiles, hacía el sonido en el Café La Palma, donde coincidimos por primera vez en un show de vetusta morla a comienzos de siglo en una de esas innumerables noches en las que iban a venir los A&R de todas las compañías, y al final del show ninguno de sus nombres se habían tachado en la lista de invitados. En cualquier caso el concierto fue genial. Después de recoger nos emborrachamos y me contó la frase de Miles Davis de ensayar al 120 para poder tocar al 80, disfrutar… y desde ahí igual llegas al 200 sin saberlo. “Aquí nadie regala nada y hay buenos músicos a patadas, si quieres ser especial tienes que mostrar algo único, diferente, y eso solo se consigue ensayando y buscando tu propio espacio. Luego tener una historia para contarla dentro de ese espacio único y entonces ser expresivo, sin miedo..” eran frases e ideas que nos salieron esa noche. Desde entonces y hasta la fecha, creo que nadie ha visto más conciertos de vetusta que Ángel Luján como técnico de sonido(PA) desde 2007 a 2015. 

Semanas después de esto nos juntó para grabar una demo en su estudio, que luego se convertiría en el EP Mira 2004. En la producción, Luján es sensorial y muy intuitivo, sabe a dónde quiere llegar. Y lo hace, aunque tenga que atravesar un desierto para lograrlo. 

En el estudio hablábamos de nuestra generación, de la manera en que las bandas se relacionan entre ellas y lo importante que era crear una maldita escena, que tarde o temprano acabaría explotando. “Salid, armad una historia en torno a vosotros, la gente tiene que saber lo que sucede, crear una escena. Y de eso tendremos responsabilidad todos: músicos, productores, público, prensa… No puede no pasar.”    

Nos enseñó que un concierto empieza en la furgoneta y que los mejores recuerdos de las giras no solo germinan en los escenarios, si no que hay que regarlos en torno a la convivencia y las sobremesas. Creo que es de las cosas más certeras que me ha dicho nadie en 20 años de carrera.    

Extenuante en las pruebas de sonido, más de uno nos hemos quedado sin bocata (y le hemos odiado en silencio) para alcanzar lo que tenía en la cabeza, un territorio en constante transformación y búsqueda. Si cree en un proyecto, se mete hasta las rodillas, ya sea en escenario, producción o fase de composiciones.

Es un veterano en el oficio de hacer y vestir canciones y guarda la necesidad de búsqueda que se le supone a un principiante. 

Ángel tiene oficio, gusto y calle pero sobre todo amor absoluto por la música, porque cree en la música. Y eso, a día de hoy, es mucho.>>

Guillermo Galván es compositor, músico, escritor y amigo (y no necesariamente en este orden)

Premios como productor:

Premio MONDO SONORO – Mejor disco del año en Madrid 2019

Fire Kid de Alice Wonder

Premios MIN – Nominación a la mejor producción musical de 2018

Sueño y Pan de Xoel López 

Premios MIN – Premio a la mejor producción musical de 2016

Paramales de Xoel López 

Premios colectivos:

Premio TICKETEA – Mejor Directo- Vetusta Morla. 2016

Premios MIN – Mejor Gira- Vetusta Morla. 2015

Premio MONDO SONORO – Mejor Directo- Vetusta Morla. 2014

Premio ROLLING STONE – Mejor Gira del año- Vetusta Morla. 2012

Premio LA NOCHE EN VIVO – Mejor Directo de Pop- Vetusta Morla. 2008